martes, septiembre 20, 2005

Qué es un blog?

Bienvendidos a esta nueva experiencia blogosférica, este blog pretende ser un espacio de intercambio de reflexiones, un espacio abierto a la innovación y a la experimentación.

En este primer post, empezaré por el principio, así que definiamos primero... ¿y bien, qué es un blog?...

Un Weblog, también llamado blog o bitácora, puede definirse como un sitio Web donde el usuario escribe periódicamente sobre cualquier tema. El sitio Wikipedia tiene una buena definición de blog. Los últimos escritos se muestran en la parte superior para que las personas que visitan el sitio sepan cuál es la información más reciente. Una vez leída esta información, pueden comentarla, enlazar con ella o escribir un mensaje al autor, aunque también pueden optar por no hacer nada de esto. Deben entenderse como una forma de “periodismo ciudadano”. Un blog será como el autor quiera que sea. Existen millones de ellos con diferentes formas y tamaños. No debe seguirse ningún patrón. Desde su lanzamiento en 1997, los blogs han transformado Internet, han influido en la política, han revolucionado el periodismo y han permitido a millones de personas expresar sus opiniones y ponerse en contacto entre sí y al parecer esto es sólo el comienzo.

E

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Diez razones para ser vegetariano

Copyright 1996 CSPI.

Reimpreso/Adaptado de

Nutrition Actino Healthletter



Texto: Bonnie Liebman

(Originalmente en inglés)



Es cada vez mayor la evidencia de que las dietas más saludables están cargadas de alimentos vegetales (verduras, frutas y frijoles) y son escasas en alimentos animales (carne, pescado, aves y productos lácteos), especialmente aquellos con un gran contenido de grasa.



“Una dieta rica en frutas y vegetales juega un papel al reducir el riesgo de todas las principales causas de enfermedad y muerte”, dice Walter Willet, Director del Departamento de Nutrición de la Facultad de Salud Pública de Harvard.



Para muchas personas, “vegetariano” es una palabra muy tendenciosa. Se refiere típicamente a las personas que nunca come carne, pescado o aves por razones éticas, religiosas y de salud. Los vegetarianos estrictos (veganos) también evitan todos los productos lácteos y los huevos. Pero los científicos están más interesados en qué tan a menudo —y no si es que— la gente come alimentos animales. Y la mayor parte de sus investigaciones apuntan a la misma conclusión: la gente debería comer menos alimentos animales y más alimentos vegetales, especialmente frutas y verduras. ¿Por qué? He aquí 10 razones – algunas de ellas relacionadas a la salud, algunas no.



1. Cáncer



“El fundamento científico es muy convincente al sugerir que las frutas y las verduras son elementos protectores contra todos los cánceres gastrointestinales y todos los cánceres relacionados al consumo de cigarrillos”, dice Tim Byers, profesor de Medicina Preventiva del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado, en Dénver. Eso incluye a los cánceres de pulmón, colon, estómago, boca, laringe, esófago y vejiga. Y un estudio reciente descubrió que el lycopene — un carotenoide que se encuentra en los tomates y la salsa de tomate — puede proteger contra el cáncer de próstata.



No está claro cómo es que las frutas y las verduras pueden reducir el riesgo de cáncer. Podría ser debido a sus fitoquímicos — elementos como carotenoides, vitaminas C y E, selenio, indoles, flavonoides, fenoles y limoneno.



También existe evidencia de que los granos altos en contenido de fibra, como el salvado de trigo, pueden reducir el riesgo de cáncer. “La fibra tiene un efecto beneficioso en prevenir el cáncer de colon”, dice David Jenkins, un experto en fibras de la Universidad de Toronto. Y las pastas, el arroz y otros granos, pueden remplazar los alimentos animales — la carne roja en particular — los cuales pueden incrementar el riesgo de algunos cánceres.



“Los hombres que comen carne roja como plato principal, cinco o más veces a la semana, tienen cuatro veces más riesgo de cáncer de colon que los hombres que comen carne roja menos de una vez al mes”, dice Edward Giovannucci, de la Facultad de Medicina de Harvard. Los consumidores asiduos de carne roja eran también dos veces más propensos en contraer cáncer de próstata, según su estudio en 50,000 varones profesionales de la salud.



Ese es sólo un estudio. Al observar otros — dice Lawrence Kushi de la Universidad de Minesota — “la evidencia es bastante concordante con respecto a que la carne roja está asociada a un riesgo más alto de cáncer de colon y posiblemente de próstata”.



Pero, incluso la carne roja magra parece incrementar el riesgo de cáncer de colon. “Podría deberse a los carcinógenos creados cuando la carne es cocida o al hierro altamente disponible de la carne o alguna otra cosa en la carne”, especula Willet.



2. Enfermedades cardíacas



Una dieta basada en vegetales, con muchas frutas y verduras, puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Durante los últimos 20 años, los expertos del corazón han enfatizado en la disminución de la grasa saturada y la ingesta de colesterol, pero los vegetales pueden proteger al corazón de otras formas. Entre ellas:



* Fibra soluble: “Para reducir su riesgo de enfermedades del corazón, podría comer más frijoles, arvejas, avena y cebada”, dice Jenkins, porque su “pegajosa” fibra soluble parece ayudar a bajar el colesterol de la sangre.



* Ácido fólico: “La evidencia de que el ácido fólico reduce el riesgo de enfermedades cardíacas es bastante contundente”, dice Willet. El ácido fólico, una vitamina B, baja los niveles de sangre de un aminoácido dañino llamado homocisteína. “Y las frutas y verduras son una fuente principal de ácido fólico”, agrega.



* Los antioxidantes: Un conjunto cada vez más grande de pruebas, sugiere que el colesterol (“malo”) LDL daña las arterias sólo cuando ha sido oxidado (combinado con oxígeno). Esa es la razón por la que los investigadores creen que los antioxidantes, como la vitamina E, pueden proteger al corazón. Y muchos de los fitoquímicos en las frutas y vegetales son antioxidantes.



* Exclusión de los saturados: Si ingiere muchos alimentos vegetales, simplemente hay menos espacio para las grasas animales saturadas que obstruyen las arterias.



3. Derrames



Existe mucha evidencia que muestra que las frutas y verduras son beneficiosas para reducir el riesgo de derrame”, dice Willet. Por ejemplo, en un estudio de 20 años en 832 hombres de mediana edad, el riesgo de derrame fue de un 22 por ciento más bajo por cada tres porciones de frutas y verduras que los hombres consumieron cada día. Una vez más, nadie está seguro de si se trata del potasio, del magnesio, de la fibra o de otros componentes de las frutas y los vegetales que previenen la obstrucción de las arterias en el cerebro.



4. Diverticulosis y estreñimiento



Los granos con alto contenido de fibra — especialmente el salvado de trigo — pueden ayudar a prevenir el estreñimiento. Eso no es algo insignificante en un país como los EE.UU., que gasta millones al año en laxantes.



La diverticulosis es también común. Alrededor de un 30 a 40 por ciento de las personas por encima de los 50 la padecen, aunque la mayoría no tiene síntomas. Otros experimentan sangrado, estreñimiento, diarrea, flatulencia, dolores o diverticulosis (que es cuando los saquillos — o divertículos — que se forman en las paredes del colon se inflaman).



“Según nuestros estudios está claro que la fibra, del salvado así como de las frutas y verduras, es protectora”, dice Willet. Los hombres que comieron la menor cantidad de fibra (12 gramos o menos por día) fueron casi el doble más propensos a contraer diverticulosis que los hombres que comieron la mayor cantidad de fibra (al menos 32 gramos de fibra por día).



5. Otras enfermedades



Las dietas ricas en vegetales pueden prevenir otras enfermedades:



* Degeneración macular: Un carotenoide llamado luteína — el cual se encuentra mayormente en verduras frondosas — pueden ayudar a prevenir el deterioro de la retina, el cual causa la ceguera en las personas de edad. “Según nuestro estudio, las personas que comieron espinaca o acelgas dos o cuatro veces a la semana, tuvieron la mitad del riesgo estimado de degeneración macular, comparado con aquellos que las comieron menos de una vez al mes”, dice Johana Seddon de la Facultad de Medicina de Harvard.



* Defectos del tubo neural: Los suplementos de ácido fólico pueden reducir el riesgo de espina bífida y otros defectos de nacimiento del tubo neural. El ácido fólico de los alimentos (mayormente frutas y verduras) puede también disminuir el riesgo.



* Diabetes: “Descubrimos un riesgo menor de diabetes en adultos en las personas que comieron más granos enteros”, dice Willet.



6. Comida más segura



Algunas de las enfermedades más letales derivadas de la comida ingresan al cuerpo por medio de alimentos animales. “La carne molida es la fuente más probable de E. Coli 0157:H7. Las aves de corral transmiten la Salmonella y el Campylobacter, y el consumo de mariscos crudos ha causados infección con Vibrio vulnificus”, dice David Swerdlow de los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta.



Cualquier comida cruda — incluyendo frutas o verduras — puede transmitir bacterias dañinas. “Por ejemplo, brotes recientes de Salmonella han sido asociados con el consumo de melón, tomates y brotes de alfalfa”, dice Swerdlow. Pero la carne, los mariscos y las aves son los causantes más probables de las enfermedades derivadas de los alimentos.



7. El medio ambiente



“Nuestros hábitos de alimentación tienen un efecto tremendo en el planeta”, dice Jenkins. “Comer animales no dañaría el ambiente si fuera hecho en mucho menor escala”, explica Alan Durning, Director de Vigilancia Medioambiental del Noroeste, en Seattle.



“La producción moderna de carne implica el uso intensivo — y a menudo el abuso — de granos, agua, energía y áreas de pastoreo”, dice Durning, quien cita los siguientes ejemplos:



* Contaminación del agua: El estiércol y las aguas residuales provenientes de corrales, granjas de pollos y otras instalaciones de alimentación, pueden contaminar los suministros de agua.



* Contaminación del aire: Treinta millones de toneladas de metano — un gas que contribuye con el calentamiento global — viene del estiércol en los estanques de aguas residuales y apilamientos.



* Erosión del terreno: Casi el 40 por ciento de la producción mundial de grano — y más del 70 por ciento de la de los EE.UU. — es dada como alimento al ganado. Por cada libra [454 gramos] de carne, aves, huevos y leche que producimos, los campos de cultivo pierden alrededor de cinco libras de terreno fértil.



* Agotamiento del agua: Aproximadamente la mitad del grano y heno que es dado como alimento al ganado productor de carne es cultivado en tierras irrigadas. Ello toma alrededor de 390 galones de agua para producir una libra de carne.



* Uso de energía: Toma casi diez veces más energía producir y transportar ganado que vegetales.



* Pastoreo excesivo: Alrededor del 10 por ciento del Oeste árido de los EE.UU. ha sido convertido en desierto por el ganado. Pero algo de esas tierras no podrían haber sido utilizadas para mucho más. “Por eso mi argumento no es por el vegetarianismo, sino para que las personas reduzcan el consumo de productos de origen animal”, sostiene Durning.



8. Costo



Seguro uno puede gastar $7.99 por libra en mesclun (mezclas de ensaladas) u otros alimentos gourmet. Pero desde las calabazas [zapallos] hasta las batatas [boniatos o camotes], la mayoría de vegetales son completamente una oferta. Y el menor precio de las plantas se pone en evidencia cuando se come afuera. En los menúes chinos, hindúes y en la mayoría de los demás menúes de restaurantes, las opciones vegetarianas son usualmente más baratas que la carne, los mariscos y las aves de corral.



9. Es desagradable pensar al respecto, pero antes de que los sacrifiquemos, los animales que comemos generalmente son criados y transportados en condiciones inhumanas.



10. Sabor



La razón número uno para comer una dieta rica en vegetales es que sabe bien. Los cinco vegetales que más comen los americanos son las papas fritas, los tomates (mayormente como salsa o ketchup), cebollas, lechuga y otras papas [patatas].



Pero, si la mayoría de americanos disminuyeran la carne, mariscos y aves en sus comidas, ellos — o muchos de sus restaurantes favoritos — no sabrían con qué remplazarlos. Uno tiene que ir a un restaurante étnico para conseguir platillos interesantes basados en vegetales. No es coincidencia que los restaurantes étnicos sepan cómo preparar platillos vegetarianos que sepan bien. “Afortunadamente, existe gran experiencia alrededor del mundo, ya que casi todas las dietas tradicionales están basadas en los vegetales”, dice Willet.



Aún así, muchos restaurantes étnicos italianos, mexicanos y demás, se han americanizado tanto que sus vegetales han sido en gran parte remplazados por carne y queso. Y eso es una lástima. En la cocina asiática y mediterránea, el cocinar frutas y vegetales es una forma de arte. Los italianos no ponen cantidades enormes de carne y queso en la pizza, por ejemplo. Yo comí recientemente una pizza delgada y crujiente, en un restaurante tradicional, sin nada de queso — tan sólo albahaca fresca, tomates y ajo. Estaba totalmente estupenda.

8:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home